Las divas indie de la electrónica

Hablar de indie o de mainstream tiene, cada vez, menos sentido. Tal vez un aspecto que aún hoy diferencian a una cosa y a la otra es la radiofórmula. Si suenas en Los 40 principales, eres comercial; si lo haces en Radio 3, eres indie. Pero luego uno se sorprende escuchando canciones de Vetusta Morla o Lana del Rey en Europa FM y pensando que, tal vez, esos dos conceptos tan difuminados, ya no signifiquen nada. Sin embargo, sí que venden mucho. Vende que un festival confirme a Lana del Rey como estrella indie y hay muchos que aún la adoran porque no es una cantante ampliamente conocida por todo tipo de públicos.

Pero, aunque muchos no sepan los nombres de algunas artistas, sí que han bailado canciones a las que ponen voz o disfrutado con los remixes de sus temas. Y es que hay mujeres alejadas de radiofórmulas e intentando hacer algo diferente al pop convencional a las que muchos conocen más bien por ser las artistas invitadas de algún DJ en uno de sus temas que por sus propias carreras.

En los últimos años, unos cuantos gurús de la electrónica han buscado en voces femeninas poco convencionales y potentes el gancho perfecto para hacer triunfar sus canciones. El último ejemplo de ello es Sigma, que han conseguido elevar su tema Changing al número 1 de Reino Unido gracias a la espectacular voz de Paloma Faith, artista británica de padre español que si bien ha recibido tres nominaciones a los Brit a lo largo de su carrera, nunca había interpretado un tema tan exitoso y alejado de su estilo. Bienvenido sea el otoño si nos trae éxitos como este.

La cuestión aquí sería saber si a la propia Paloma Faith le compensa este éxito cuando su estilo mira mucho más al de Amy Winehouse o Adele que al de artistas que triunfan con la electrónica. Porque es probable que haya quien, tras escuchar Changing, vaya a buscar en su discografía algo parecido y se quede con las ganas.

Con Ellie Goulding sucede algo similar. Es capaz de componer temas tan íntimos como Explotions o My Blood, y luego se rinde a la electrónica más bailable con Burn o Lights. La parte positiva es que, en este caso, esos temas son suyos y forman parte de su propia música. La negativa sería que redirigiera su carrera hacia esa faceta que es la que más réditos le ha dado hasta el momento y se olvidara de esa parte íntima que tantas joyas nos ha dado hasta la fecha, como Figure 8.

Quizá el impulso que llevó a Ellie Goulding a incluir un tema como Burn en Halcyon Days fue precisamente el éxito que un tema similar había conseguido. En este caso, hablamos de I need your love, canción de Calvin Harris que, por cierto, es todo un experto en este tipo de colaboraciones. De hecho, el próximo disco del DJ, Motion, que sale a la venta el 4 de noviembre, viene plagado de colaboraciones suculentas: Haim, Hurts, Gwen Stefani, Ellie Goulding de nuevo…

Pero el ejemplo más claro de lo que es capaz Calvin Harris es el de Florence + The Machine. Harris fue el artífice del remix de Spectrum (Say my name) con el que Florence Welch y los suyos consiguieron el primer número 1 en singles en Reino Unido de su carrera. Más tarde, el propio Calvin Harris utilizo la poderosa voz de Florence en, esta vez, un tema suyo, Sweet Nothing.

Con Sweet Nothing consiguió su segundo número 1 y la confirmación de que al público mainstream le gusta más su faceta de diva de la electrónica que la que nos ha venido mostrando en sus dos (geniales) álbumes y que, dicho sea de paso, sí han cautivado a la crítica y a SU público. Ahora que Florence + The Machine preparan su tercer disco, ¿cambiará en algo su sonido habitual? ¿Se rendirá al éxito comercial?

A quien le ha dado totalmente igual el éxito comercial ha sido a Lana del Rey. La cantante manifestó en alguna ocasión lo mucho que le molestaba que el remix de Cedric Gervais de Summertime Sadness hubiera tenido, con diferencia, más éxito en las listas musicales (número 6 en Estados Unidos, número 4 en Reino Unido, número 3 en Australia) que cualquiera de sus canciones originales. Y es que parece lógico que a Lana del Rey le moleste que el aumento de popularidad de su música venga de la mano de un tema que es justamente lo opuesto a lo que ella hace.

Tal vez por eso haya preferido decantarse por un sonido más difícil y oscuro en su segundo álbum que si bien aumenta la leyenda en torno al propio universo que ella ha inventado para sí misma, se ha debido quitar de un plumazo a todos aquellos que pretendieran hacer de su música algo apto para un tipo de público mayoritario.

Lykke Li, en cambio, parece estar más cómoda con la revisión dance de sus temas. La artista va a tener complicado a lo largo de su carrera repetir el éxito de su hit I follow rivers. Pero ese éxito es indisociable al que ha tenido el remix de este tema, que ha superado en popularidad a la canción original. De hecho, el remix de The Magician de este tema supera en 10 millones de visitas al tema original en Youtube, algo que ha hecho que Lykke Li sea conocida en todo el planeta con uno de los temas más bailados de los últimos años.

Ajena a ello, Lykke Li, acaba de publicar nuevo disco, I never learn, y no es de extrañar que muchos DJ se hayan puesto manos a la obra a ver si consiguen repetir el boom. De momento, no parece que vaya a suceder, pero no será porque sus canciones no lo merezcan. Este remix de No rest for the wicked, por ejemplo, es simplemente genial.

Dentro del pop, la electrónica también ha servido para dar un gran empujón en la carrera de algunas artistas. La gran compositora Sia, tras varios álbumes y decenas de singles en el mercado, solo consiguió fama internacional gracias a Titanium, una de las composiciones más acertadas del repetitivo David Guetta. Es probable que sin la popularidad que le dio esa canción nadie hubiera prestado tanta atención a Chandelier, uno de los éxitos de este 2014.

Otra que se ha dado a conocer con un éxito indiscutible es la casi desconocida Ella Eyre, que colaboró con Rudimental en Waiting all night, tema que consiguió el Brit Award a Mejor single del año este 2014. La poderosa voz de esta londinense de ¡20 años! le ha colocado como una de las grandes promesas del pop. En febrero de 2o15 Ella Eyre lanzará Feline, su primer álbum, que viene precedido por temas tan apetecibles como If I go que nos hacen prever que, en este caso, su estilo no distará mucho de lo que nos descubrían Rudimental de ella.

¿Y qué sacamos en claro de todo este artículo? Que, al final, es de agradecer encontrarse en una discoteca random con temas interpretados por Paloma, Lana, Ellie y compañía. Porque sí, las barreras entre lo indie y lo comercial son tan difusas hoy en día que parece que ni ellas mismas se aclaran. O sí, y les da absolutamente igual. Pero eso es bueno, porque nos permite reencontrarnos con ellas en los lugares más insospechados en noches en las que parece que hay que resignarse al electrolatino. Y eso es como encontrar un vaso de agua en el desierto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: